Santurce aburguesado: la clase creativa y el artista como agentes gentrificadores

Al caminar por las aceras de Santurce, se puede observar una transformación paulatina, no solo desde el punto de vista físico, producto de la renovación de algunas estructuras anteriormente en desuso o dilapidadas, o bien de la reapertura de edificios comerciales cerrados y la creación de obras artísticas en muros ciegos, sino también por el cambio demográfico y cultural, evidenciado en el tipo de oferta de los negocios que abren sus puertas y con la venta de nuevos proyectos residenciales enfocados en una clase profesional de fluidez económica. Aun cuando ese cambio sea deseado y muy lento para algunos, otros argumentan que el cambio es demasiado hostil e indeseado. El frente de oposición grita gentrificación.

Los locales cerrados reabren sus puertas presentando propuestas nuevas de negocios desarrollados por jóvenes empresarios de la clase creativa [1]. que se inspiran en Santurce postrando en él una mirada esperanzada. Entre la nueva oferta, se pueden identificar librerías, cafés, restaurantes que sirven brunch con mimosa, galerías, ebanisterías, talleres de artistas, imprentas, gimnasios de crossfit, snack bars, alternativas culinarias saludables y otras que ofrecen agua en cartón y menús separados entre artículos vegetarianos y veganos, think tanks, empresas de servicios digitales, sedes de movimientos de participación comunitaria, organizaciones sin fines de lucro, entre otros no nombrados, aquellos aún no iniciados y tantos otros recién pensados que eventualmente aterrizarán en Santurce también. Esta lista abarca aquellos negocios que, en lo personal, estimo como positivos y beneficiosos para la comunidad en tanto sean accesibles económicamente para el consumidor local, refiriéndose a los residentes que han habitado Santurce en las últimas décadas luego de su decaída como meca comercial. Sorprendentemente, este grupo de creadores, artistas, diseñadores, emprendedores y jóvenes profesionales no son aceptados del todo o, por lo menos, los grupos que atraen no lo son.

En el otro lado de la moneda, a la lista de cambios percibidos se le deben sumar los CVS, Wal-Mart y Popeye’s que no hacen sino destruir el comercio local y la salud de sus residentes mientras se autodenominan salvadores de la economía y creadores de empleos y oportunidades. A este grupo los clasificaría bajo la columna de indeseados dados sus bajos salarios y el efecto negativo en el comercio local. No obstante, ya se presentan efectos en la integridad de la comunidad santurcina que parecen encontrar sus causantes en ambos grupos, cuando no cargan primordialmente la responsabilidad en el primero.

Al observar la gran gama de propuestas de empresarismo local y autogestión, es difícil considerar que este cambio pueda ser negativo. Sin embargo, al mirar el cuadro completo, este movimiento del mercado ofrece evidencia de progreso económico positivo dentro de un marco que puede ser tachado como neoliberal. Se trata de un cambio positivo para algunos, comúnmente, aquellos con la iniciativa y la condición privilegiada que facilita sus proyectos. Es difícil criticar este progreso en una economía nacional que necesita adolecidamente de esto mismo. Empero, existe una comunidad que no goza de estos privilegios y a quienes estos cambios afectan negativamente dado que ponen en peligro su estilo de vida y el bienestar de ellos y sus familias, al poner en marcha las crujías de la maquinaria de la gentrificación.

blank

Definición

El aburguesamiento es mejor conocido por su anglicismo, gentrificación, y hoy día podemos observar la utilización común del término refiriéndose a eventos que ocurren en Puerto Rico y, específicamente, en Santurce. Antes de asumir su utilización correcta o incorrecta, es necesario definirlo para así poder aplicarlo asertivamente y no como mera etiqueta siguiendo el término de moda o, peor aún, como producto de una visión neocolonialista.

Las diversas interpretaciones que se le aplican al término fluctúan desde lo bárbaro, hasta lo natural y lo positivo. No obstante, la realidad que implica este proceso y las acciones que llevan al mismo son comúnmente asociadas o enmarañadas con otros decorados de progreso y movimiento natural del mercado. Para dar una definición más directa, la gentrificación es un proceso que hace víctima socioeconómica a un grupo susceptible para así lucrar a un grupo selecto que identifica en la localización física de dicha comunidad el valor añadido de un naciente o renovado interés.  Cuando para unos la gentificación es un proceso natural de progreso y hasta de salubridad, para otros es violento y desgarrador, culminando en el desplazamiento de una comunidad residente desventajada.

El aburguesamiento comienza cuando un sector afluente determina asignarle un valor y deseabilidad al lugar donde se encuentra emplazada una población de menor poder adquisitivo. Usualmente, este sector pudiente trae consigo señalamientos de abandono y peligrosidad en dicho contexto junto a propuestas de mejoras y esfuerzos de cabildeo para inversiones en infraestructura. Acto seguido, los terratenientes locales e inversionistas externos identifican el potencial de ganancia con inversiones diminutas bajo la consigna de revitalización urbana. El resultado final esperado es el arrinconamiento de la comunidad residente original hasta propiciar, directa o indirectamente, el traslado de sus miembros hacia una vecindad más asequible en renta o en los servicios locales disponibles, siendo así reemplazados por un grupo mayor que escoge este sitio como nuevo hogar. En casos donde el nuevo grupo de residentes convive junto al original, es irremediable que el espíritu del lugar cambie.

blank
Puesta en escena

Ahora, con la definición en mano, es menester observar algunos de los sucesos que ocurren en Santurce para identificar si, en efecto, está siendo gentrificado. Esa puesta en escena describirá algunos de los eventos que han ocurrido en Santurce en los últimos meses, comenzando con los muros pintados con obras de arte durante la última celebración de Santurce es Ley, al mismo tiempo que reaparecen mensajes de advertencia que informan que Santurce es gentrificación. Estos mensajes critican los intereses económicos que abordan Santurce, aprovechándose de un resurgimiento que atrae masas y dinero. El mensaje es claro: se activará la atracción de auspiciadores, compradores e inversionistas que desplazarán a la comunidad existente si la misma no actúa a tiempo.

Otro evento tomó lugar en la Avenida Ponce de León, cuando un grupo de activistas comunitarios liderados por residentes, comerciantes y profesionales que avistan un futuro infortunado, se reunieron para criticar el anuncio de la construcción del restaurante de comida rápida Popeye’s. La actividad fue titulada “¿Es este el Santurce que queremos?” y fue convocada en el blog “Pensar Urbano” de Mariana del Alba [2]. Durante la actividad, las acciones del Municipio de San Juan, que había otorgado permisos de construcción y operación a comercios anglosajones en predios de alto valor y posicionamiento estratégico, fueron señaladas como manejo irresponsable de los recursos del pueblo. Una vez más, el mensaje es claro. La comunidad local se opone a las acciones de un municipio que se une a los inversionistas que crean trabajos (mal pagados) sin considerar las necesidades e intereses de la comunidad y, más aún, sin favorecer al comerciante local. La comunidad existente anuncia que los efectos serán nefastos. Por su parte, los líderes de esta manifestación (La Maraña) advierten de la desaparición de comercios locales y de la atracción de nuevos clientes que pertenecen a otras comunidades, sin pensar en las existentes. Algunos de los jóvenes empresarios locales lideran esta manifestación y prestan su conocimiento y experiencia para explicar las razones por las cuales estos negocios externos dañarán la comunidad. Por su parte, los contratistas e inversionistas pertenecientes al grupo que arguye el más sano interés de la comunidad en sus actos de “progreso” quedaron al margen (no pertenecen, de hecho, a la comunidad de Santurce). La actividad culminó con una carta dirigida a la Alcaldesa Carmen Yulín [3].

blank
El arte de la gentrificación y el arte en la gentrificación

Mientras, el segundo acontecimiento parece evidenciar claramente un uso apropiado del término gentrificación, dado que los antagonistas de la escena parecen estar en lados netamente opuestos del espectro. Es preciso observar este hecho bajo una lupa crítica. Se trata de un activismo que incluye a parte de la comunidad local, los artistas. Si es cierto que los artistas que utilizan Santurce como canvas llegan de diversas procedencias, incluyendo países de Latinoamérica, Norteamérica y Europa, un grupo de ellos son locales. Estos artistas se criaron, estudiaron, trabajan o viven en Santurce. Esta realidad le añade una capa de complejidad trascendental al análisis del proceso de gentrificación que hoy ocurre en diversas etapas.

Cuando la gentrificación emana del activismo comunitario, confunde. Dentro de cualquier reclamo de gentrificación en Santurce, como consecuencia de la atención o valoración producida por actividades como Santurce es Ley o Los Muros Hablan, yace una potencial acusación inherente de discrimen selectivo. Culpar a una parte de la comunidad local de acciones, que son positivas en su intención, pero que, postreramente, son erradas al acarrear consecuencias negativas, es un acto de demagogia.  Sin embargo, el no ver las delicadas consecuencias de dichas ofrendas de tiempo y talento es un acto de ceguera autoimpuesta. Los acusantes serán injustos, pero no es menos cierto que anuncian un futuro desafortunado posible, si no es ya presente.

Por un lado, es un descaro culpar a los artistas, quienes históricamente han añadido valor a las comunidades depreciadas y menoscabadas, y son parte de esa clase creativa que surge de la comunidad misma. Precisamente, lo que se necesita para contrarrestar la gentrificación es eso, añadir valor a la vecindad y aumentar el sentido de comunidad, a la vez que se invierta en las condiciones de la infraestructura construida y, como consecuencia, social, sin destruir o desplazar la misma.

Por otro lado, también es cierto que los artistas provocan o, al menos, ponen en marcha los sucesos que conducen a la gentrificación desde la comunidad, perteneciendo a la comunidad misma. Es irremediable que el artista atraiga un círculo social que posee capital, esa clase de poder adquisitivo cuyo interés pone en peligro la existencia y condición presente de la comunidad residente. El interés de esta población es curada por la maquinaria sistemática de galerías que persiguen al artista hacia el lugar fuera del establecimiento institucional o corporativo que componen las calles, muros o lotes vacíos de su comunidad. Como consecuencia, el afecto del artista a su comunidad afecta el resultado final, dado que la acción, aunque noble en su prelación, ultima en ramificaciones desfavorables. Sin mencionar que, el artista, a través de la venta de sus obras, progresa económicamente y, así, se convierte en agente gentrificador. Esta clase de creativos puede aguantar el impacto económico que implica pagar cinco dólares por una taza de café, pero los demás residentes locales, posiblemente, no.

Entonces, no es suficiente contrarrestar insignias con el lema de Santurce es gentrificación: es necesario identificar la raíz para así conocer su remedio. Más aún, es elemental que la raíz, si es que son los artistas, reconozca sus frutos antes que otros los cosechen. Sin duda, hay un grupo de financieros observando con detenimiento y actuando para beneficiarse de lo que promete ser un mercado productivo para la inversión. Antes de que sea muy tarde, la clase creativa debe reconocerse como parte de la comunidad existente y no como la punta de lanza de una nueva comunidad. Para esto, es obligatorio mantener los precios de los productos, servicios y de las viviendas accesibles a la comunidad presente. Es necesario unirse en una sola voz y reclamar al gobierno que invierta y desarrolle políticas y regulaciones que impidan que Santurce sea pasado a otras manos. Algunas ideas para ello pueden incluir el control de rentas y la otorgación de permisos de usos y de construcción siguiendo planes desarrollados junto a la comunidad existente.

La gentrificación de Santurce no es imparable y los efectos presentes no son irremediables. Lo que se necesita es que los distintos sectores que componen esta comunidad se acepten y aúnen esfuerzos. Aún más, es necesario reconocer que Santurce y sus ruinas levantadas en foros, representadas por los artistas y reevaluadas por una nueva generación, culmina lleno de pertinencia cultural añadida, aunque no por todos, sino por aquellos que provocan e interesan formar parte de un cambio. El cambio puede ser dirigido desde y por su amplia comunidad o por agentes externos vestidos de ovejas. Según las actividades anteriormente expuestas, muchas más que se han sucedido y otras tantas que ocurren tras bastidores o que son menos fáciles de materializar, Santurce y las comunidades diversas que lo componen lideran su rumbo, cuchilla en boca, en lo que es otro proceso más de cambio, parte de los varios que ha atravesado desde sus inicios.

blank

Notas:

[1] La clase creativa es definida por Richard Florida en su libro, “The Rise of the Creative Class” , publicado en el año 2002 y se enfoca en explicar el rol de estos en nuestra economía.

[2] https://pensarurbano.com/2016/05/02/aviso-de-evento-%c2%a8es-este-el-santurce-que-queremos/

[3] https://pensarurbano.com/2016/05/18/carta-al-municipio-de-san-juan-como-resultado-del-foro-es-este-el-santurce-que-queremos/

         

Print Friendly, PDF & Email

21 Comments

  • November 6, 2016

    Mstro. Yuri Valdes Alvarez,RPA

    1. La cantidad de sub-barrios y sectores en Santurce ha fluctuado de acuerdo a la poblacion segun se constata en los U.S. Census 1910,1920,1930 y en documentacion estatal de la Junta de Planificacion. No son 40.

    2. El proceso de gentrificacion no ha existido desde siempre en Santurce,toma auge durante el Siglo XIX. Desde antes de que oficialmente se otorgara la Cedula Real de c.1664 concediendo permiso de ocupacion en parcelas a esclavos de Antillas Menores que juraran fidelidad a Espana,ya habia gente expandiendose desde Viejo San Juan,Puerta de Tierra y La Marina como parte de la explosion demografica y las restricciones militares las construcciones civiles.La gente adinerada se asienta en la franja norte que se extiende desde Condado Plaza hasta Isla Verde,la gente de diferentes estratas se ubica en el area central comprendida entre las 5 colinas de Fine Arts Cinema y la USC,la gente con menos recursos opta por colonizar toda la franja de manglares que existia entre el Club Nautico hasta el Choliseo,al sur de la Fernandez Juncos.

    Anibal Sepulveda Rivera,Enrique Vivoni Farage y Adolfo de Hostos son autores que han escrito excelentes libros y estudios sobre los procesos de desarrollo urbano en San Juan y Santurce desde 1508 hasta el presente.

    El fenomeno gentrificacion SI responde a una burguesia de clase media alta/baja, ya que se han llevado a cabo bastantes estudios de indole sociologico/antropologico/historico/geografico en nucleos urbanos desde que Ruth Glass(1964) acuno el termino.Ya habia pasado en la decada de los 1950’s en Barrio Obrero segun historia oral de mi familia y antepasados que vivieron o vivimos en Bayola,Monte Flores,Villa Palmeras,Miramar,San Mateo y Tras Talleres desde los 1930’s.

    • November 6, 2016

      Mstro. Yuri Valdes Alvarez,RPA

      Olvide mencionar al ex colega de facultad Dr. Jorge Duanny,el cual se ha dedicado a estudiar los procesos de migracion de la comunidad Dominicana y Cubana en Santurce.

  • October 9, 2016

    Abdiel D. Segarra Ríos

    Buena columna. Excelente para comenzar un discusión, planteando incluso un forma de comenzar a vislumbrar alternativas que nos permitan mantener de Santurce lo que nos interese conservar. Además, más allá de acusar a la comunidad de artistas como un mero agente al servicio de la gentrificación, les pone la responsabilidad en la manos de tener el control sobre la dirección que tomen sus aportaciones a la comunidad.

  • September 20, 2016

    franckyjj

    A mí me parece una columna con una máscara de “integridad social” y “en contra del imperio” bajo la cual se esconde una mente socialista que ve el capitalismo solo como algo negativo. Es lamentable ver como la ignorancia nos ciega, por poco y sugiere la redistribución de riquezas. Nosotros, como puertorriqueños, y como parte de esa comunidad más grande, no solo tenemos derecho de ir a cualquier comunidad y ayudar en su progreso pero sino de ayudar determinar como será la economía en dicha comunidad bajo nuestros intereses y bajo los mejores intereses para la comunidad. Ojalá y dicha gentrificación no solo estuviese ocurriendo en Santurce, pero sino en Puerto Rico entero. Es cierto también que da más gusto ver negocios que sean creados y propiedad de puertorriqueños, pero también creo que un balance no está mal.

  • September 3, 2016

    jOSPEH

    SECUNDO EL COMENTARIO DE CARMEN Y LA EXHORTO A QUE SOMETA UN ARTICULO EL CUAL, SEGURAMENTE SERA EXCELENTE !!!!

  • August 19, 2016

    Néstor

    Horrible columna. Quienes tuvimos que abandonar el glorioso Santurce de los ’70s ante el fantasmal Santurce de los ’90s, ahora regresamos y apostamos a su renacer no merecemos ser tildados de burguesitos. Trabajamos a diario y en diversas instancias – personales, artísticas / creativas y profesionales para levantar y reinventar el vecindario. Ciertamente los nuevos comercios son reminiscentes de aquellos que lamentablemente desaparecieron. ¿Por qué tenemos que regodearnos en la “pobreza” en nombre de lo políticamente correcto? ¿No tenemos dercho a mejorar económicamente e invertir en nuestra patria? ¿No merecemos espacios hermosos? ¿No merecemos caminar y disfrutar de nuestras calles? El autor parece ser alguien muy joven, probablemente no tiene idea de lo que fue Santurce y desconoce de cómo los puertorriqueños hemos podido regresar al vecindario con la ayuda de excelentes incentivos de vivienda.

  • August 18, 2016

    Bob Vargas

    Me parece que el artículo aporta más a la división que la integración de las comunidades. Santurce es un “melting pot” de clases sociales, no se está aburguesando ni empobreciendo más.

  • August 18, 2016

    Mario

    Me quedo con el comentario de Carmen… ¡excelente!

  • August 18, 2016

    WANDA DAVILA

    Es necesario conocer el proceso de la crisis, todo lo que baja sube!
    Si. Al reves! Pasa en todos nuestros los paises! Eso es tener visión! Pongan sus ojos en Santurce y veran como renace!

  • August 18, 2016

    Jorge

    Primero,excelente Carmen. Entiendo que este autor no hizo una buena investigación actual. Y con su irresponsable comparación con Brooklyn lo que logra es restar el esfuerzo de todos los Santurcinos que estamos envueltos en proyectos positivos para el área.La iniciativa de unos pocos jovenes empresarios difícilmente convoca un supuesto “burgesismo gentrificado”.

  • August 17, 2016

    JP

    Ay por dios. Que clase de ridicules. Se nota que cogio un articulo que leyo sobre Brooklyn a principios de los dos mil y le dio copy y paste. Una libreria, dos supermercados y varios murales estan lejos de aburguesar a nadie. En realidad ni si quiera gentifricarian ni a medio bloque de Williamsburgh. Con la miseria economica por la que esta pasando Puerto Rico, aqui no se aburguesa ni el Louis Vuitton del Mall of San Juan.

  • August 17, 2016

    oajvelez

    Hay tantas generalizaciones en esta nota que uno no sabe ni por donde empezar. Gracias a Carmen, que pudo estructurar todo lo desviado que está el argumento de esta columna. Gracias a ella por eso.

  • August 17, 2016

    Dolores

    Hay muchas cosas con las que estoy en desacuerdo con este artículo. es una mirada desde afuera y se debería tener más conocimiento en vez de estar apuntando el dedo a las personas que intentan hacer algo por su barrio
    Santurce no sólo es la ponce de León, ni la avenida de Diego, santurce va más alla. Quien quiera tener una oportunidad de observar, es invitado a ver el Instagram san_tu_rce, donde fotográficamente puede ver qué es Santurce, su gente y su evolución.

  • August 17, 2016

    Piru

    Como persona que nació y se crió en Santurce, no tienes idea de lo que estás diciendo.

  • August 17, 2016

    Mildred

    Tienes mucha razón Carmen.

    .

  • August 17, 2016

    kek

    de verdad que deberias revisitar Santurce. Entiendo que tu optica no es la correcta. Quizas si entrevistaras a los “burgueses” te darias cuenta que son personas de alli mismo que estan tratando de echar para alante una zona olvidada por los altos intereses de este pais.

  • August 17, 2016

    Henry

    Saludos

    Es importante tener en cuenta lo que representó Santurce (económicamente) en un momento dado en la zona Metropolitana. En tiempos de mucha actividad económica, muchos de los residentes se mudaron por las oportunidades que habían en esa zona. Es claro que Santurce es más que la avenida Ponce de León y la avenida Fernández Juncos pero eso no implica que cualquier proceso de cambio, renovación o revitalización de esa zona sea llevado a cabo sin un debido plan de integración de la comunidad que lo habita en el presente. Más allá de rellenar espacios vacíos se debe actuar de acuerdo a las necesidades de la comunidad y no de quien lo visita.

  • August 17, 2016

    Carmen

    Saludos Cordiales

    De manera de exposicion de ideas le presento mis inquetudes sobre lo leído.

    No queda claro del ensayo lo siguiente: generaliza como si Santurce no tuviera sub- barrios o sectores. Santurce es una gran isleta donde hay 40 sub-barrios con una dinámica bien distinta a la que describe. Pudiera limitar su estudio solamente a las áreas donde colinda la Ave. Ponce de León y Ave. Fernández Juncos hasta la estación del Tren Urbano de Sagrado Corazón, la Pda. 26.Al no delimitar correctamente su área de estudio, pone a pensar al lector, a qué parte de Santurce se refiere.

    En cuanto al arte mural, hay una razón lógica para este movimiento artístico, la clase artística muralista, se ha centrado cerca de la Escuela Central de Artes Visuales, donde muchos de sus estudiantes o egresados realizan dicho arte. Murales como los realizados por Alexis Díaz, (uno de los 10 mejores muralistas del mundo 2016) son destruidos, como el Jibaro, por la venta o adquisición de propiedades. Si existen muchos edificios vacantes, pero a su vez desean venderlos. El mural por más hermoso que pueda ser y de un cierto valor cultural al sector, está sujeto a las acciones de terceros. Aunque generan un valor añadido a la comunidad, queda lacerado por el derecho de propiedad que es superior a un mural pintado en una propiedad que no le pertenece o no es cedida por el dueño real. Recordemos el Mural de Carlitos Colon, Calle Bolivar con la Ave. Fernandez Juncos. Mural hermoso donde el dueño realizó un uso y disfrute de su propiedad.

    Aunque explora las dos caras de la moneda, no está claro “la gentrificación es un proceso que hace víctima socioeconómica a un grupo susceptible para así lucrar a un grupo selecto que identifica en la localización física de dicha comunidad el valor añadido de un naciente o renovado interés”. No le encuentro la novedad o pertinencia, ya que en la historia de Santurce desde siempre se ha dado un proceso de gentrificacion. El mas notable que ha perdurado son los Sub-Barrios de Miramar, Condado, Condadito y Sagrado Corazón.

    En cuanto a los nuevos comercios y actividad economica, no le veo diferencia al antiguo Sharneco de la 26 del Popeyes que pondrán ahora; si, hay una diferencia, el Popeye no tiene gasolinera incluida. (Los Cangrejeros de hace 30 años en Santurce entenderán).
    No le encuentro diferencia al New York Department Store o al antiguo Woolworth que había en la Ponce de León, (actual Marshalls), a el Walmart.
    No entiendo el escándalo del CVS, cuando en la Ave. Borinquen, justo en la 26 cerraron farmacias y es parte de la rehabilitación económica de los sectores que colindan con el Tren Urbano.

    En poner unos 3 comercios específicamente en el sub-barrio Sagrado Corazón, que viene el Popeyes y CVS y el Walmart en Hipodromo, no responde a ninguna burguesía. Burguesía se podía hablar en los tiempos de gloria de la Ave. Ponce de León hace 4 décadas atrás, donde la mayoría de las entidades importantes como, Telegrafo, multiples cines, agencias centrales de Gobierno como la Corporación del Fondo del Seguro del Estado, Retiro, Hospitales, estaban conglomeradas en la Ave. Ponce de León.

    Este reportaje denota mucha a la ignorancia del barrio Santurce y su historia. Las generalizaciones llevan a resultados erróneos como éstos. Santurce después del censo 2010, se pudo demostrar estadísticamente que se quedó vacio. Cualquier esfuerzo económico, que fomente espacios para la conglomeración de personas, es una actividad que ayuda a las finanzas del mismo municipio. Santurce tiene mucha pobreza, el decir que porque hay edificios lujosos como un Ciudadela o Miramar, que siempre han existido, es ignorar la existencia a los residentes de Barrio Obrero, Villa Palmeras, TrasTalleres, Barriada Figueroa, Chicharo, Seboruco, Maria Mozco, Mira Palmeras, Shangaii, Playita, Llorens Torres, Machuchal, Alto del Cabro, Campo Alegre, Merhoff, Pulguero, áreas del Gandul, Bolivar, Marruecos, Martín Peña, Hoare Pozo del Hato, Bayola y Las Casas. Las mismas comunidades especiales que no participan de la Gentrificación que describe y son de Santurce.

    • August 17, 2016

      Maria

      Bravo Carmen!

    • August 17, 2016

      Mayra

      La diferencia entre tener el conocimiento y el creer tenerlo! Excelente Carmen.

    • August 19, 2016

      Alejandra

      Carmen usa varias veces expresiones como “siempre ha existido” para racionalizar la gentrificación como si fuera cosa que antecede cualquier crítica o hasta como cosa buena (luego crítica al autor por generalizar). Es evidente que el ensayo arroja luz a la actividad comercial en las avenidas Ponce de León y Fernández Juncos que son, en mucho, las principales arterias por las que circula el tráfico. Las apologías de que toda actividad comercial es buena o necesaria, ignora las consecuencias que tiene en los residentes que, ya empobrecidos y olvidados por las estructuras neoliberales, sufren, siendo su desplazamiento (físico y de acceso) una de ellas. Ciertamente, Santurce no se reduce a lo que sucede en estas avenidas (que igual, dos puertas más abajo de donde venden mimosas un edificio es comido por el abandono), sin embargo, sus residentes deben ser considerados en cualquier proyecto de desarrollo, en lugar de crear un Santurce como producto de consumo para guaynabitos y sus equivalentes. Sus residentes no pueden seguir siendo dejados al margen, mientras unos pocos se aprovechan de las llamadas crisis disfrazándose de salvadores echapalantistas.